Uso de Cookies Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información.

943 465 904

Contacto

Enlaces

Área de Colegiados

Artículos monográficos

DONACIÓN DE INMUEBLES I

15/09/2008

LA FISCALIDAD DE LA DONACIÓN DE INMUEBLES (I)

Iniciamos hoy una serie de artículos dirigidos a repasar la tributación que se deriva de la donación de inmuebles, abarcando todos los Impuestos que entran en juego en este tipo de operaciones, tanto para el donatario como para el donante.

En primer lugar, hay que hablar del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que es el primer Impuesto al que debe de hacer frente el beneficiario de la donación, esto es, el donatario. Probablemente el lector conocerá que en el País Vasco las herencias y las donaciones entre familiares directos (descendientes, ascendientes, cónyuges, parejas de hecho constituidas conforme a la Ley 2/2003, adoptantes y adoptados) están exentas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones pero en el caso de donación de inmuebles debe tenerse en cuenta que, en virtud del Concierto Económico, el punto de conexión es el lugar donde radiquen los mismos. Esto quiere decir que si el inmueble donado radica en Gipuzkoa se aplicará la normativa del Territorio Histórico de Gipuzkoa pero si el inmueble está fuera del País Vasco habría que acudir a la normativa de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Vamos a poner algunos ejemplos prácticos para que se entienda mejor el punto de conexión:

1.- Un matrimonio que residente en Madrid dona a su hijo que reside en Londrés una vivienda sita en Zarautz. En este caso, independientemente de la residencia fiscal de los donantes (matrimonio) y de la residencia del donatario (hijo), se aplica la normativa del Territorio Histórico de Gipuzkoa puesto que el inmueble radica en Zarautz. En virtud de la normativa guipuzcoana la operación estará exenta del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones al tratarse de una donación de padres a hijos.

2.- Un contribuyente con residencia en Donostia dona a sus hijas que tienen la residencia también en Gipuzkoa un apartamento sito en un municipio del pirineo aragonés. En este caso con independencia de la residencia fiscal guipuzcoana de la donante y donatarias, la operación deberá tributar en la Comunidad Autónoma de Aragón, por radicar en esa Comunidad el apartamento, en cuya normativa no se contempla la exención del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para las donaciones entre padres e hijos. Por lo tanto, deberá pagarse el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones correspondiente a la donación del apartamento.

Dos comentarios más al hilo de esto. Por una parte, el lugar donde radican los inmuebles sólo juega como punto de conexión en el caso de las donaciones, no en el caso de las adquisiciones por herencias o legados. En el caso de las herencias o legados, siempre que el causahabiente tenga su residencia en España, la tributación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se realiza en función de donde tenga la residencia habitual el causante, con independencia de dónde radiquen, en su caso, los inmuebles. No obstante, ya tendremos ocasión de hablar con mayor profundidad del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones correspondiente a las herencias en otra ocasión.

Por otra parte, siempre identificamos el País Vasco como el territorio en el que las donaciones y herencias entre familiares directos están exentas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones frente a territorio común en el que estas transmisiones sí tributan (en Navarra en el caso de donaciones y herencias entre familiares directos o entre cónyuges se paga el 0,8% del valor de lo donado o heredado). Sin embargo, hoy en día, teniendo en cuenta que el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones está cedido a las Comunidades Autónomas, debe matizarse dicha afirmación puesto que en algunas Comunidades Autónomas se han regulado determinadas bonificaciones a las transmisiones lucrativas entre familiares directos y entre cónyuges, en virtud de las cuales el régimen se ha aproximado al del País Vasco.

Centrándonos ya en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones correspondiente a las donaciones de inmuebles que radiquen en Gipuzkoa, tendremos que fijarnos en el parentesco existente entre el donante y el donatario. Así, si la donación del inmueble es a favor del cónyuge o pareja de hecho constituida con arreglo a la Ley 2/2003, descendientes (hijos, nietos, etc.), ascendientes (padres, abuelos, etc.), adoptantes o adoptados, la transmisión estará exenta de manera que deberá presentarse la declaración correspondiente ante la Hacienda Foral de Gipuzkoa (modelo 671) pero no existirá obligación de efectuar pago alguno.

Si la donación es a favor de otros familiares (por ejemplo ascendientes y descendientes por afinidad como pueden ser los suegros, yernos, nueras, etc.) o a favor de otras personas, la cuota del Impuesto depende del grado de parentesco y del valor del inmueble donado. El tipo impositivo del Impuesto aumenta conforme aumenta el valor o la base liquidable de la donación. Además, hay que tener en cuenta que si se dona la vivienda en la que hubiesen convivido el donante y el donatario en los dos años anteriores a la transmisión, se puede aplicar una reducción del 95% del valor de la vivienda, de manera que se pagaría el Impuesto correspondiente al 5% del valor.



JUAN JOSE ETXEBERRIA LIZARRAGA
Departamento Fiscal
www.altasesores.net
943 311866

Descargar archivo