Uso de Cookies Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información.

943 465 904

Contacto

Enlaces

Área de Colegiados

Artículos monográficos

RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF 08 (IV)

08/06/2009

RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF 2008 (IV)


En un artículo publicado hace algunas semanas, comentamos el tratamiento que reciben en el IRPF las rentas inmobiliarias que obtiene el propietario que cede en arrendamiento una vivienda.

Esta semana vamos a intentar explicar la tributación del arrendamiento de otros bienes inmuebles diferentes de la vivienda habitual. Estos rendimientos, a diferencia de los derivados del arrendamiento de viviendas, se integran en la base general del IRPF.

Como rendimiento íntegro se computan todas las cantidades recibidas del inquilino en concepto de renta o cualquier otro concepto. Es decir, si una persona física tiene cedido en arrendamiento un local comercial y percibe por ello una renta mensual de 1.000,00 euros (sin incluir el IVA), tendrá, a efectos del IRPF, un rendimiento íntegro de capital inmobiliario de 12.000,00 euros.

En cuanto a los gastos, son deducibles todos los necesarios para los obtención de los rendimientos, incluido la amortización del inmueble. Entre otros se consideran deducibles:


- Los gastos financieros de préstamos utilizados para la adquisición o la realización de mejoras en el inmueble arrendado.
- La cuota del Impuesto sobre Bienes Inmuebles
- Los gastos de servicios y suministros (gastos de administración, por ejemplo)
- Seguros
- Gastos de formalización y de defensa de carácter jurídico
- Gastos de conservación y mejora


Asimismo, hay que señalar que si en el contrato de arrendamiento se establece que la renta será exigible mensualmente (antes del día 5 ó 10 de cada mes, por ejemplo), el contribuyente deberá integrar en su declaración las 12 mensualidades, con independencia de que hayan sido o no satisfechas las mismas. Todo ello en virtud de las reglas de imputación temporal aplicables a los rendimientos de capital en virtud de las cuales el devengo se produce con la exigibilidad y no con el pago.

No obstante, si se cumple cualquiera de las dos circunstancias siguientes, el contribuyente podrá incluir como gasto en concepto de saldo de dudoso cobro el importe de las rentas no percibidas:


- Cuando el deudor (el arrendatario) se halle en situación de concurso
- Cuando las rentas no percibidas correspondan al primer semestre del ejercicio a liquidar o a un ejercicio anterior.


Asimismo, también se puede incluir como gasto deducible la amortización del inmueble arrendado, siendo el importe deducible el 3% del coste de adquisición satisfecho del inmueble, excluido el valor del suelo. A estos efectos, cuando se desconozca el valor del suelo y de la construcción, éstos se calculan en función en función de los valores catastrales.

Por ejemplo, si el coste de adquisición del inmueble arrendado fue de 300.000,00 (se desconoce el valor del suelo y de la construcción) y el valor catastral es de 200.000,00 euros, de los cuales 110.000,00 euros corresponden al suelo, el importe deducible en concepto de amortización será de:

V.construcción: 300.000x (200.000,00 – 110.000,00)/200.000,00 = 135.000,00

Amortización deducible: 135.000,00 x 0,03 = 4.050,00


Por último, las rentas de arrendamientos de inmuebles urbanos están sometidos a una retención del 18%, de manera que si el inquilino está obligado a ello, el contribuyente podrá restar en concepto de pago a cuenta la retención soportada (la retención se debe acreditar a través del modelo 10-I facilitado por el pagador).


Juan Jose Etxeberria
Departamento Fiscal
www.cialt.com
943 311866

Descargar archivo