Uso de Cookies Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información.

943 465 904

Contacto

Enlaces

Área de Colegiados

Artículos monográficos

RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF (II)

11/05/2009

RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF 2008 (II)


Tal y como comentamos en el artículo de la semana pasada, a efectos del IRPF, existe rendimiento de capital inmobiliario cuando el contribuyente sea propietario (o titular de un derecho real, por ejemplo, el usufructo) que se encuentre cedido en arrendamiento a terceros.

Dentro de éstos, la normativa del IRPF distingue el arrendamiento de viviendas y otro tipo de arrendamientos. A estos efectos se considera arrendamiento de vivienda aquél que esté destinado a cubrir la necesidad de vivienda del inquilino, de manera que quedarían excluidos los contratos de alquiler por temporada (en época de verano, por ejemplo) o el arrendamiento a estudiantes durante el curso escolar. Cuando junto a la vivienda se alquile un garaje, éste se considera incluido en el arrendamiento de la vivienda.

¿Cómo se calcula el rendimiento de capital inmobiliario en el caso de arrendamiento de viviendas? Como rendimiento íntegro se computan todas las cantidades recibidas del inquilino en concepto de renta o cualquier otro concepto. De dicho rendimiento íntegro se restan como gasto deducible, exclusivamente, los intereses de préstamos que el contribuyente hubiera obtenido para financiar la adquisición de la vivienda o la realización de mejoras en la misma. El resto de gastos que el titular de la vivienda hubiera podido soportar (reparaciones, seguros de vivienda, gastos de administración, amortización del inmueble, etc.) no son deducibles.

Además, la normativa del Impuesto permite restar el 20% del rendimiento íntegro (rentas percibidas) en concepto de bonificación, teniendo en cuenta que la suma de los intereses deducibles y la bonificación no puede superar el rendimiento íntegro. Este límite supone que el rendimiento neto del arrendamiento de viviendas no pueda ser negativo y opera inmueble por inmueble.

Por último, el rendimiento neto del arrendamiento de viviendas se integra en la base del ahorro y no en la base general, por lo que tributa al 18% y no al tipo marginal del contribuyente. Este aspecto también es novedoso del IRPF del País Vasco (en territorio común el rendimiento derivado del arrendamiento de viviendas se incluye en la base general, si bien existen otro tipo de incentivos o reducciones) y supone, en general, un mejor tratamiento para el arrendamiento de viviendas.


Veamos un ejemplo:

Un contribuyente tiene una vivienda alquilada por la que ha percibido durante el año 2008 una renta mensual de 600,00 euros. Los gastos que ha soportado en relación con la vivienda alquilada son los siguientes:

Cuota IBI 300,00
Gastos comunidad 500,00
Seguro 250,00

El rendimiento neto a efectos del IRPF será:

Rendimiento bruto 7.200,00
Gastos 0,00 (sólo los intereses y en este caso no hay)
Bonificación 1.440,00 (20% de 7.200,00)

Rendimiento neto 5.760,00

Cuota (18%) 1.036,80


Por último, debe recordarse a los lectores que puede ocurrir que un contribuyente haya recibido la propuesta de autoliquidación y en la misma no se incluya el rendimiento derivado de la vivienda que tiene alquilada. En ese caso, para evitar sanciones en el futuro, no debe aceptarse la propuesta, realizando la autoliquidación a través de cualquier otra modalidad e incluyendo en la misma el rendimiento de la vivienda arrendada. Si la propuesta ya está aceptada, debe solicitarse, antes del 25 de junio, la rectificación correspondiente y en ese caso, el contribuyente tampoco podrá ser sancionado.


Juan Jose Etxeberria
Departamento Fiscal
www.cialt.com
943 311866

Descargar archivo