Uso de Cookies Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información.

943 465 904

Contacto

Enlaces

Área de Colegiados

Artículos monográficos

RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF 2008 (I)

04/05/2009



RENTAS INMOBILIARIAS EN EL IRPF 2008 (I)


El 21 de abril comenzó la campaña del IRPF e Impuesto sobre el Patrimonio correspondiente al ejercicio 2008. Hay que recordar al lector que en Gipuzkoa, a diferencia del resto de territorios, se mantiene la tributación por el Impuesto sobre el Patrimonio. El plazo para presentar las declaraciones se entiende hasta el 25 de junio.

Por ello, comenzamos hoy una serie de artículos sobre el tratamiento en el IRPF de las diferentes rentas que se pueden generar de la titularidad de inmuebles.

En primer lugar, hay que señalar que en el año 2007 desapareció la imputación de rendimientos por la mera titularidad de inmuebles. Hasta el ejercicio 2006, cuando el contribuyente era titular de inmuebles urbanos, diferente de la vivienda habitual y los garajes, tenía que incluir un rendimiento por los mismos, aún cuando éstos no generasen renta alguna a través de arrendamientos u otro tipo de cesiones. Ese rendimiento se calculaba aplicando un porcentaje al valor catastral y del importe obtenido se restaba como gasto deducible la cuota del IBI.

A la hora de realizar la autoliquidación del IRPF correspondiente al ejercicio 2008, no hay que tener en cuenta esos inmuebles de los que sea titular el contribuyente, puesto que no se va a calcular ningún rendimiento por los mismos salvo que los mismos estén arrendados o cedidos a terceros. Este cambió supone una novedad interesante desde el punto de vista de simplificación del Impuesto.

Esta regla sólo se aplica en el IRPF de los 3 territorios forales del País Vasco. En territorio común se mantiene la imputación de rentas inmobiliarias por la titularidad sobre inmuebles (o de los derechos reales que recaigan sobre los mismos) con excepción de la vivienda habitual y del suelo no edificado.

De todo ello se llega a la conclusión de que a efectos del IRPF de 2008, el contribuyente tendrá rendimiento de capital inmobiliario sólo cuando sea titular de inmuebles, o de derechos de uso o disfrute sobre los mismos, que se hayan cedido en arrendamiento a terceros.

A estos efectos debe hacerse mención a un supuesto que se suele dar en la práctica frecuentemente: La titularidad de un inmueble arrendado está desmembrada, de manera que la nuda propiedad corresponde a una persona (o varias personas) y el usufructo a otra (u otras). El ejemplo habitual de esta situación puede ser el inmueble cuyo derecho de usufructo corresponde a uno de los progenitores y la nuda propiedad a los hijos/as, consecuencia de la herencia derivada del fallecimiento del otro progenitor.

¿Quién debe declarar en estos casos las rentas derivadas de ese arrendamiento? ¿Los hijos/as que son los nudos-propietarios? ¿El padre o la madre que tiene el derecho de usufructo sobre el inmueble arrendado? ¿La renta se debe imputar, a efectos de la declaración del IRPF, tanto al nudo propietario como al usufructuario en base a algún criterio de reparto?

Teniendo en cuenta que en virtud de la normativa civil las rentas de los inmuebles arrendados corresponden al usufructuario y que en la normativa del IRPF se califica como rendimiento de capital inmobiliario el derivado de la titularidad de derechos reales sobre inmuebles, la respuesta es que dichas rentas deben imputarse al usufructuario. Es decir, al padre o la madre en el ejemplo anterior.


JUAN JOSÉ ETXEBERRIA
Departamento Fiscal
www.cialt.com
943 311866






Descargar archivo