Uso de Cookies Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información.

943 465 904

Contacto

Enlaces

Área de Colegiados

Artículos monográficos

RESPONSABILIDAD INMUEBLES ARRENDADOS (II)

02/03/2009

Los inmuebles alquilados pueden responder de deudas tributarias de sus inquilinos si ambos están bajo un mismo control efectivo (y II).

La semana pasada comentamos los distintos motivos legítimos que pueden hacer conveniente que una sociedad operativa realice su actividad en inmuebles que no son de su propiedad, sino que arrienda a alguno de sus socios o a sociedades controladas por ellos.
Ahora bien, las Haciendas Forales del País Vasco no están dispuestas a admitir que una sociedad insolvente deje de pagar sus deudas tributarias, mientras que algunos de sus socios tienen un patrimonio que es utilizado por la sociedad. Por eso, la Norma Foral General Tributaria estableció, desde el año 2005, un supuesto de responsabilidad solidaria de las deudas tributarias de la sociedad operativa aplicable al propietario de los inmuebles en los que realiza su actividad.

Esto significa que las Haciendas Forales vascas pueden cobrar las deudas tributarias de una sociedad a otro contribuyente distinto, cuando se den las siguientes circunstancias:
 Que los activos necesarios para realizar una actividad empresarial estén distribuidos entre más de una persona física o jurídica.
 Que dichas personas o entidades estén bajo un mismo control efectivo. Se presume el control cuando hay una participación, directa o indirecta, en el capital social de, al menos, el 25 por 100.
 Que, a través de esta distribución de activos se oculte la realidad global de la empresa.
 Que la constitución de diversas entidades posibilite la elusión del pago de las deudas tributarias.

Por tanto, si concurren estas circunstancias, Hacienda puede exigir al titular de los inmuebles arrendados el pago de las deudas tributarias de su inquilino.

Además, para que Hacienda pueda exigir el pago a la sociedad que detenta los inmuebles, no necesita agotar todas las posibilidades del procedimiento de recaudación con la sociedad operativa, sino que basta que haya transcurrido el período voluntario de pago sin que ésta haya ingresado la deuda tributaria.

Este supuesto de responsabilidad tributaria únicamente se ha establecido en la normativa de las tres Diputaciones Forales y no existe, ni en la legislación navarra, ni en la de territorio común.

En estos momentos en los que muchas empresas atraviesan dificultades económicas que pueden desembocar en un impago de sus deudas tributarias, Hacienda puede recurrir más que nunca a la aplicación de este supuesto de responsabilidad tributaria.
Pero hay que tener en cuenta que la exigencia del pago de deudas de una sociedad a una persona que sea socio suyo o esté vinculada con sus socios quiebra el principio de responsabilidad limitada en las sociedades mercantiles. Por ello, es seguro que su aplicación se hará con la oposición de aquellos propietarios a los que Hacienda quiera cobrar deudas ajenas.

Entendemos que los motivos de disputa serán, por una parte, la presunción de actuación de buena fe del contribuyente y la necesidad de una actuación culpable, que haga posible la elusión del pago del impuesto, para que resulte de aplicación este supuesto de responsabilidad, y, por otra, determinar si con esta distribución patrimonial se está ocultando la realidad global de la empresa o si, por el contrario, esta realidad es que la empresa no tiene inmuebles propios, ni recursos para comprarlos y, por ello, los alquila.
Habrá que ver cuál es el criterio que van estableciendo los Tribunales en esta materia para conocer, en la práctica, cuál es el alcance de este supuesto de responsabilidad que puede afectar a propietarios totalmente ajenos a la gestión de la empresa que tiene la deuda con Hacienda.

Imanol Ansoalde
Departamento Fiscal
www.cialt.com
943 311866

Descargar archivo